Pagina principal | Noticias Copán

Ankeny Febrero 2017: Derribar muros

1488223576Ankeny_portada.jpg

El maestro Rodolfo Zury acompañó a los 22 alumnos que este año viajaron durante 13 días –del 9 al 22 de febrero- a Ankeny (Iowa) en el intercambio que Copán mantiene hace 25 años con las dos “high schools” de esa localidad. Esta es la emotiva crónica de su experiencia:

Alumnos y padres llegaron a la cita en el aeropuerto de la ciudad de México a las 05:00 horas. La maestra Alejandra Reyes Núñez fungía como coordinadora general de este viaje. Este era el inicio real de la aventura ya que desde dos meses antes los alumnos se venían preparando en diversos ámbitos: logístico, académico, cultural, salud, emocional… para su viaje de inmersión cultural en Ankeny, Iowa. 

El jueves 9 de febrero despegamos. Nuestra escala en la Ciudad de Dallas, pondría a prueba a nuestros alumnos: movimiento de equipaje, llenado de formas migratorias, cambio de terminal mediante el uso del SKYLINK, tránsito por puntos de revisión sumamente exhaustivos y la entrevista con los agentes migratorios.

La maestra Renee Pepper nos recibió cálidamente en el aeropuerto de Des Moines, capital de Iowa, y nos condujo hasta Ankeny High School. Nuestros alumnos al bajar del autobús corrieron hacia la nieve e iniciaron una breve guerra gélida; sus familias adoptivas los observaban con sonrisas, globos de bienvenida y múltiples abrazos.

Durante el segundo día, los alumnos acudieron a su respectivo campus: Ankeny High School o Centennial High School. Como actividad inicial les ofrecieron un tour para conocer todas las espectaculares instalaciones de estos inmuebles que dicho sea de paso, están considerados los terceros en calidad de toda la Unión Americana: auditorio, gimnasios, centros de cómputo, “media center”, laboratorios de ciencia, arte… Una pizarra nos sorprendió gratamente ya que rezaba: “Benvenido Copán. Aquí se construyen puentes, no muros”.

Todos los días nos reuníamos media hora antes del inicio de clases: la retroalimentación por parte de los estudiantes Copán era maravillosa; los habían recibido como verdaderos miembros de la familia, su inglés sufría avances mayúsculos, su capacidad de adaptación y socialización estaban en su nivel máximo. Cada uno de nuestros alumnos empezaba a coleccionar instantes inolvidables de esta experiencia.

La salida grupal nos preparaba una lección de arte y ciencia de forma muy lúdica: el “Pappajohn Sculpture Park”, en el “Des Moines Arts Center”, nos mostraba una combinación escultórica impecable que retrata valores humanos como la tolerancia y la igualdad en un ambiente totalmente abierto y natural.

Posteriormente, el “Science Center of Iowa” les pondría un reto fantástico a nuestros jóvenes: resolver un caso criminal utilizando técnicas de criminalística como fotografía, dactiloscopia, criminalística de campo, uso de microscopios para comparar evidencias.
 
Después visitaron diversas salas con contenidos científicos diversos… El día terminó con nuestros alumnos disfrutando la tarde con sus familias.

Nuestro siguiente encuentro sería bajo una tradición netamente nortemericana: el famoso “potluck” que es una reunión en la que todas las familias que hospedan a nuestros estudiantes acuden con platillos propios de la gastronomía norteamericana.

Centennial High School fue el marco para este evento gastronómico lleno de humanismo ya que los platillos se comparten así como la plática amena.

Cada día durante las reuniones previas en el Campus, los estudiantes iban sumando experiencias: asistencia a partidos de basketball colegial, hockey sobre hielo, centros comerciales, actividades familiares, visitas al Capitolio pero sobre todo, cada vez más integrados a su familia adoptiva.

El día de las presentaciones llegó: los equipos previamente formados, mostrarían a los alumnos de ambos campus, su exposición sobre la cultura mexicana.

Esta experiencia es una de las que más templanza exige ya que nuestros alumnos deben hablar ante un público exigente y totalmente en inglés ya sea en el “Media Center” o en un impactante auditorio. Fueron dos días extenuantes para los nuestros, pero con resultados muy positivos.

El pináculo del viaje llegaba: la cita con el “School Board”, que es la reunión de trabajo que las más altas autoridades educativas celebran en Ankeny.
 
Es el cuerpo colegiado que cada año decide si este intercambio sigue su marcha o deja de ser parte de la agenda educativa.

La exposición inicio con la intervención  de nuestra Directora de Inglés, Alejandra Reyes Núñez, quien hace 25 años inició este proyecto de intercambio cultural con la ciudad hermana de Ankeny.

En este marco de la celebración del 25 aniversario, también anunciaba su retiro como Directora y por ende como líder de este proyecto.

Al anunciar esto, la sala explotó con un ensordecedor aplauso, aderezado con lágrimas de la mayoría de los asistentes. Nuestros alumnos ofrecieron una pieza de oratoria que si bien fue breve, no adoleció  de una carga emotiva que hizo que las  lágrimas siguieran cayendo en cascada.

Después de trece días de inmersión, llegaba el momento de cerrar el telón. La maestra Alejandra, con toda su experiencia, inició la despedida casi una hora antes de lo previsto, sabedora, de que es imposible controlar las emociones desbordadas de alumnos Copán, anfitriones, familias, maestros y directivos.
 
Ya todos a bordo del autobús, las lágrimas seguían aflorando. Nuestros alumnos pegados a las ventanillas decían adiós y sus familias afuera lanzaban besos al aire, con los ojos inundados de nostalgia.
 
La maestra Alejandra volteo a verme y sin cruzar palabra le pude leer el pensamiento: “Los muros habitan en la mente y tarde o temprano caen, los puentes viven en el corazón y son indestructibles, como el de Ankeny-Copán con sus 25 años de existencia”.